Paso de Misterio

Cada Hermandad de Semana Santa, imágenes sagradas aparte,  tiene sus símbolos y en algunos de ellos se encierra una significación más profunda que lo externamente representado.

 Es el caso del antiguo paso de palio de la Virgen de los Dolores, hoy reconvertido en paso de misterio para Ntro. Padre Jesús de la Amargura y que los hermanos de la Tradicional Hermandad encargaron en Granada al maestro López Burgos, en un esfuerzo económico hoy inimaginable.

El objetivo fue uno solo: que La Stma. Virgen de Los Dolores luciera el mejor trono que jamás procesionara en la multisecular Semana Santa de Vélez Rubio. Y se logró de largo.

Es por eso que jamás pensó (ni se atrevió) ningún mayordomo, por respeto a la tradición, en excluir de las salidas penitenciales ese paso, tan embellecido con las pinturas de otro maestro, D. José Fernández Asensio.

Muy al contrario. D. Carlos Martínez López y su Junta Directiva han tomado el testigo de aquellos cafés de antaño y han vuelto sus miras y desvelos sobre el trono casi mítico, acometiendo una restauración del mismo que, dada su importancia, tardará años en consumarse.

Ya pudimos ver el año 2017 la magnífica nueva peana bajo los pies del Señor de la Amargura, y en la Semana Santa estreno la hermandad cuatro faroles coronados,  hexagonales,  de excepcional belleza, salidos de la gubia sevillana y barroca de D. Óscar Caballero, tallados directamente sobre cedro real, sin artificios mecánicos de puntos de referencia.

 La ornamentación, inspirada en los motivos del retablo mayor de la Iglesia de La Encarnación,  estalla en los basamentos de los faroles con tal fuerza que bien merecen, al igual que nuestro monumental retablo, que permanezcan para las generaciones venideras sin ser dorados, en su madera desnuda, en su filigrana veraz, dando cuenta de que los cafés de este tiempo son dignos sucesores de los cafés de todos los tiempos.   

José Juan Martínez Navarro 

primera fase de restauración del paso de misterio