Paso de la soledad

El paso de andas con el que procesiona la soledad en la madrugá del sábado santo, es obra de los orfebres sevillanos Hnos. Fernández.

Consiste en canastilla, peana, arbotantes y por supuesto 4 andas rematando el fino estilo de orfebrería una cruz lisa con sudario.

El sudario fue confeccionado por las monjas de clausura de la localidad.

Es un paso de pequeñas dimensiones, acorde por la talla e iconografía de la Virgen de la Soledad.

Las tallas van cinceladas sobre armazón de madera, no existiendo respiraderos al ser un paso de andas. Así mismo este paso se utiliza por la hermandad para entronizar a la Virgen de los Dolores en el novenario