Los Priostes

Corría la segunda mayordomía ostentada por J.J. Martinez, cuando un grupo de hermanos que se encargaban desde hace años desde la preparación y montaje de faroles de nazarenos, montaje del paso de palio, el trono de la soledad o el paso del señor de la amargura deciden agruparse como PRIOSTES DE LA VIRGEN, aunque el término pueda sonar a sevillano, pero esta enraizado en el trabajo constante de un grupo de hermanos que están a todas, “los chicos para todo”

Actualmente siguen funcionando igual, siempre al pie del cañón ya sea en tareas propias de la preparación de la Semana Santa, o en el montaje del belén de la hermandad o aportando su gran grano de arena en la caseta de fiestas.

Porque el orgullo del PRIOSTE se basa en el trabajo bien hecho en ver a la Madre desfilar en sus pasos con total elegancia y prestancia que se merece, asi como ver a nuestro Padre Jesús de la Amargura, desfilar también en su paso, s acompañar a la madre en su Soledad en su camino del convento a la iglesia de la encarnación.

El orgullo del PRIOSTE no necesita de fotos ni reconocimiento, el orgullo de el consiste y se basa en el amor y devoción, por la Virgen y por su hermandad.

Uno de los actos que reflejan el sentimiento del PRIOSTE es la fundición de las velas para la virgen, un acto íntimo y un acto totalmente de ofrenda para la madre, para la Virgen de los dolores. El olor a cera liquida esa noche del martes fundiendo, a golpe de sonrisas a golpes de buena hermandad es insuperable.

texto @jsg